Arraigo Cultural: Una crónica de San Juan Chamula

En las cercanías de San Cristóbal de las casas, considerada la capital cultural del estado de Chiapas por muchos, se encuentra un poblado de características únicas. La cualidad de la zona por ser turística, propicia una afluencia de distintas culturas que convergen en un mismo lugar. El objetivo de la visita en San Juan nos permitió ser testigos -aunque en una escala muy pequeña- de las costumbres y creencias propias de la región.

La mezcla de ideologías endémica y católica conforma una amalgama de características notables. El trato con la gente es limitado y referido casi exclusivamente al comercio. Es curioso recorrer el pueblo entre sonidos en tzotzil y ofertas de pulseras y demás artesanías. Incluso una de las niñas se acerca a uno de nosotros y muy despreocupada pregunta: ¿Where you from?, no, si se puede aquí ellas hablan mas idiomas que nosotros.

Se puede percibir una cultura arraigada y un hermetismo social muy fuerte, detalles como el “no tomar fotos en el interior del templo” o la prohibición de tomar a los Mayordomos (las personas con la autoridad más fuerte en San Juan), parecen obedecer a la creencia de que el visitante se estaría apropiando de  una parte del ser de ellos y denotan parte de la ideología local.

El pueblo esta revestido de locales con telas, artesanías y demás productos. Hay cruces en varias partes del pueblo, las cuales están adornadas en una especie de “vestido” conformado por pintura, y que de acuerdo con la cosmovisión local, representan el centro del universo. La plaza que separa a la iglesia del mercado está bardeada, simbolizando un espacio que separa lo mundano de lo espiritual y lo protege de aquél.

El tipo arquitectónico de la iglesia contrasta con las que se hallan en las cabeceras de la región. Su fachada en verde y blanco y sus puertas semicerradas de un café oscuro agregan cierto toque de misterio.

El sitio estaba recorrido por turistas y lugareños en lo general. Niños y señoras que ofrecen sus productos en la plaza lo mismo que se acercan a pedir que se les regale algo. En la entrada al templo fuimos recibidos por un vigilante que nos pidió le entregáramos nuestro boleto-previamente pagado en palacio municipal- y nos invita a pasar mencionándonos las condiciones: NO TOMAR FOTOS O VIDEOS, tratar de hablar en voz baja y respetar los rituales que las personas se hallarían realizando.

La atmósfera del lugar es verdaderamente mística, adornos de listones cruzan de un lado a otro un techo ennegrecido por el humo de velas colocadas; lo mismo en mesas, que en un suelo revestido de pino verde y fresco. Los santos e imágenes-que son varios- se encuentran en cajones de madera, cada uno de los cuales tiene escrito el nombre del santo y se encuentran a nivel del suelo, sobre una mesa de madera destinada al santo y sus veladoras. Muchas imágenes están adornadas por listones que representan a los rayos del sol y cuelgan de ellas un espejo que representan una doble función: Simbolizar la luz de las bendiciones para el pueblo y una protección contra las cargas negativas del visitante, de manera que toda malicia que la persona “proyecta” hacia el santo es regresada a él mismo.

Es curioso no encontrar ningún tipo de flor en la iglesia, tampoco existen bancas ni reclinatorios. Los marcos de oro donde suelen ponerse las imágenes están vacíos y sólo son ocupados para que los santos “duerman y descansen” cuando están cansados.

Fue algo verdaderamente curioso el hecho de la visita, un niño nos contó la historia de las creencias de la región, algunas de las festividades más representativas-como el carnaval- y un panorama general del trato de la gente entre sí. Recuerdo muy bien la expresión de susto de mis compañeras cuando se les aproximaron los niños para vender las pulseras:

-“Me lo pagas después”- decían los niños, en realidad no se les deben recibir las cosas, pues fuimos testigos de su estrategia: una señora recibió una pulsera de una niña que le dijo lo mismo “después”, lo siguiente que pudimos ver fue que empezó a seguir el caro de la señora, y seguramente le cobraría la pulsera después-pero a un precio mucho más alto-. ¡Y cuidado y se intenta regresar el artículo!, ya no lo reciben de vuelta, e incluso pueden acusar a la persona de robo, (todo esto lo supimos gracias a la asesoría del buen Rolan).

En fin, que les podemos decir, un día no es suficiente para apreciar toda la gama de creencias e ideas que se pueden aprender con un lugar como este. Es una experiencia que vale mucho la pena, OLVIDEN LO QUE HAYAN ESCUCHADO ANTES DE SAN JUAN CHAMULA Y SUS HABITANTES, SI NO CONOCEN ESTE LUGAR, ANÒTENLO ENTRE SUS PLANES, LES ASEGURO, QUE NO SE ARREPENTIRÁN.

BERNAL

San Juan Chamula---Un templo Para Recordar. Cruces distribuidas y cuidadas por todo el pueblo San Juan Chamula..un lugar de verdadero misticismo..Mercado de San Juan, muy intreresante por cierto... Como estos puestos habían varios... La Vida cotidiana de San JUan...Este es el pino que distribuyen por todo el piso de la iglesia Una vista de las artesanías en San Juan Chamula...¿a poco no parece postal?

Anuncios