Category: Viajes


 

Playa…¿Linda? OK, OK, Cahoacán no es Acapulco.

¡Ah!, Que bien se siente regresar de vacaciones, especialmente después de que hacía ya bastante rato que no disfrutaba del mar, sus olas, sus atardeceres y un sol que te deja más tostado que el pan.

Exhausto por la nadada, ir directamente al sillón y caer dormido hasta la mañana siguiente…bueno no, no exactamente; ese hubiera sido mi deseo, pero desafortunadamente no se puede tener todo ¿Por qué? Bueno, la respuesta es simple, habíamos armado un alboroto en la cocina desde buena mañana y no podíamos nada mas dejarlo así.

¡Pero es que no hay opción! ¿Alguien sabe explicarme de donde viene la dichosa idea de ir a las playas y albercas en los días santos (que terminan siendo todo menos eso) de las vacaciones? Pero bueno, ahí vamos, a proteger el ritual; después de todo, el ser humano es un animal de hábitos ¿No?

Y aquí Haruhi nos muestra…la alberca a reventar por supuesto.

La playa…qué decir, la vista del mar y el horizonte es estupenda, pero mi primer impresión fue de una profunda tristeza (y no, no es que estuviera melancólico). Ya lo imaginaba, pero caray, no deja de sorprenderme el nivel de ignorancia de la gente. Para los que aún no imaginan el motivo de mi decepción, se los diré en tres palabras: BASURA POR DOQUIER.

Neta que coraje ¿Tanto les cuesta cargar su bolsita? (ya si están muuuy bárbaros, de plano un costal), ¿recoger lo que producen y tirarlo donde deben después?, ¿Qué es eso de llegar y en lugar de ver conchas de mar en la arena encontrar latas de atún y de cerveza, servilletas, botellas de licor y quién sabe cuanta porquería? ¡Y no quiera la suerte que conozcas al pez condón o al pez pañal!

Pilas y pilas de basura. Nos instalamos en la playa mientras un grupo de chavos se preparaba a comer el atún que habían traído consigo. Uno de ellos abre la lata y sin ningún empacho arroja la tapa a sus espaldas, mientras que ésta última va a dar en la arena. Sí señor, pobre de aquel que no se fije y la pise, porque se va a rebanar medio pie con eso.

Pero a nadie parece importarle. Nos vemos entre nosotros y parece que somos los únicos bichos raros aquí a los que les molesta. No, no somos persignados ni nada por el estilo; es simple y pura lógica: Playa Linda no es Acapulco, ni La Escollera es Cancún, pero al fin y al cabo son nuestras playas, las que tenemos y debemos de cuidar. Tarea difícil (léase: casi imposible) el reeducar a tanta gente. Afrontémoslo, la masa es inconsciente, por muy bien que conozcan lo que “CONTAMINACIÓN” significa.

Pero no nos importa, queremos que el vecino, el tipo de al lado o “el ambientalista que sale en la tele” haga el trabajo por nosotros. ERROR, ésta creencia generalizada es la que nos está llevando al carajo. Si generas basura, ES TÚ BASURA, no la de otros, ¿Por qué no te haces responsable por ella?, si otros ensucian y no hacen nada, ¿Por qué TÚ no haces algo? OK OK, no es tú basura, pero podría ser tú calle, tú ciudad, tú país, tú planeta.  ¿Captan lo que intento decir o no me he explicado bien? Nooooo, no se me azoten que no les estoy pidiendo que vayan a limpiar su parque municipal o que se pongan el escudo de “salvadores del ambiente”. Nada de fanatismo ¿OK?

Y no, no me he desviado de mi tema. Son vacaciones, ¿OK? Hay que pasársela bien, (cada quien tendrá su propio concepto de cómo hacer eso), cada quien sus gustos ¿No?, pero si al final tenemos que hacernos cargo de algo, al menos empecemos por nuestro propio caso.

Bueno, en parte también la culpa de lo que vi en la costa va para quien planificó; por más que busqué un bote de basura en toda la extensión de la playa, no se veía ninguno. El único que encontré (semi-vacío) estaba cerca de donde nos estacionamos, y me late que tenía más que ver con la cercanía de un antro al lugar.

Así la historia, a pesar de todo la pasamos bien. No faltó el incauto que se sintió Aquaman y ya se estaba empezando a ahogar, pero nuestros “guardianes de la bahía” region IV lo sacaron del mar. Las olas y el agua de sal que te dejan el cabello como una pasta, pero que mas da un pequeño precio por disfrutar –en lo posible- de la naturaleza cuando hay oportunidad. ¿Qué tal sus vacaciones? Bueno, ya habrá oportunidad de comentar después.

Hasta aquí las cosas…nos vemos al tipeo.

SPideY~87.

Anuncios

uNa CrÓNiCa de SaN JuAn ChaMuLa

Arraigo Cultural: Una crónica de San Juan Chamula

En las cercanías de San Cristóbal de las casas, considerada la capital cultural del estado de Chiapas por muchos, se encuentra un poblado de características únicas. La cualidad de la zona por ser turística, propicia una afluencia de distintas culturas que convergen en un mismo lugar. El objetivo de la visita en San Juan nos permitió ser testigos -aunque en una escala muy pequeña- de las costumbres y creencias propias de la región.

La mezcla de ideologías endémica y católica conforma una amalgama de características notables. El trato con la gente es limitado y referido casi exclusivamente al comercio. Es curioso recorrer el pueblo entre sonidos en tzotzil y ofertas de pulseras y demás artesanías. Incluso una de las niñas se acerca a uno de nosotros y muy despreocupada pregunta: ¿Where you from?, no, si se puede aquí ellas hablan mas idiomas que nosotros.

Se puede percibir una cultura arraigada y un hermetismo social muy fuerte, detalles como el “no tomar fotos en el interior del templo” o la prohibición de tomar a los Mayordomos (las personas con la autoridad más fuerte en San Juan), parecen obedecer a la creencia de que el visitante se estaría apropiando de  una parte del ser de ellos y denotan parte de la ideología local.

El pueblo esta revestido de locales con telas, artesanías y demás productos. Hay cruces en varias partes del pueblo, las cuales están adornadas en una especie de “vestido” conformado por pintura, y que de acuerdo con la cosmovisión local, representan el centro del universo. La plaza que separa a la iglesia del mercado está bardeada, simbolizando un espacio que separa lo mundano de lo espiritual y lo protege de aquél.

El tipo arquitectónico de la iglesia contrasta con las que se hallan en las cabeceras de la región. Su fachada en verde y blanco y sus puertas semicerradas de un café oscuro agregan cierto toque de misterio.

El sitio estaba recorrido por turistas y lugareños en lo general. Niños y señoras que ofrecen sus productos en la plaza lo mismo que se acercan a pedir que se les regale algo. En la entrada al templo fuimos recibidos por un vigilante que nos pidió le entregáramos nuestro boleto-previamente pagado en palacio municipal- y nos invita a pasar mencionándonos las condiciones: NO TOMAR FOTOS O VIDEOS, tratar de hablar en voz baja y respetar los rituales que las personas se hallarían realizando.

La atmósfera del lugar es verdaderamente mística, adornos de listones cruzan de un lado a otro un techo ennegrecido por el humo de velas colocadas; lo mismo en mesas, que en un suelo revestido de pino verde y fresco. Los santos e imágenes-que son varios- se encuentran en cajones de madera, cada uno de los cuales tiene escrito el nombre del santo y se encuentran a nivel del suelo, sobre una mesa de madera destinada al santo y sus veladoras. Muchas imágenes están adornadas por listones que representan a los rayos del sol y cuelgan de ellas un espejo que representan una doble función: Simbolizar la luz de las bendiciones para el pueblo y una protección contra las cargas negativas del visitante, de manera que toda malicia que la persona “proyecta” hacia el santo es regresada a él mismo.

Es curioso no encontrar ningún tipo de flor en la iglesia, tampoco existen bancas ni reclinatorios. Los marcos de oro donde suelen ponerse las imágenes están vacíos y sólo son ocupados para que los santos “duerman y descansen” cuando están cansados.

Fue algo verdaderamente curioso el hecho de la visita, un niño nos contó la historia de las creencias de la región, algunas de las festividades más representativas-como el carnaval- y un panorama general del trato de la gente entre sí. Recuerdo muy bien la expresión de susto de mis compañeras cuando se les aproximaron los niños para vender las pulseras:

-“Me lo pagas después”- decían los niños, en realidad no se les deben recibir las cosas, pues fuimos testigos de su estrategia: una señora recibió una pulsera de una niña que le dijo lo mismo “después”, lo siguiente que pudimos ver fue que empezó a seguir el caro de la señora, y seguramente le cobraría la pulsera después-pero a un precio mucho más alto-. ¡Y cuidado y se intenta regresar el artículo!, ya no lo reciben de vuelta, e incluso pueden acusar a la persona de robo, (todo esto lo supimos gracias a la asesoría del buen Rolan).

En fin, que les podemos decir, un día no es suficiente para apreciar toda la gama de creencias e ideas que se pueden aprender con un lugar como este. Es una experiencia que vale mucho la pena, OLVIDEN LO QUE HAYAN ESCUCHADO ANTES DE SAN JUAN CHAMULA Y SUS HABITANTES, SI NO CONOCEN ESTE LUGAR, ANÒTENLO ENTRE SUS PLANES, LES ASEGURO, QUE NO SE ARREPENTIRÁN.

BERNAL

San Juan Chamula---Un templo Para Recordar. Cruces distribuidas y cuidadas por todo el pueblo San Juan Chamula..un lugar de verdadero misticismo..Mercado de San Juan, muy intreresante por cierto... Como estos puestos habían varios... La Vida cotidiana de San JUan...Este es el pino que distribuyen por todo el piso de la iglesia Una vista de las artesanías en San Juan Chamula...¿a poco no parece postal?