Playa…¿Linda? OK, OK, Cahoacán no es Acapulco.

¡Ah!, Que bien se siente regresar de vacaciones, especialmente después de que hacía ya bastante rato que no disfrutaba del mar, sus olas, sus atardeceres y un sol que te deja más tostado que el pan.

Exhausto por la nadada, ir directamente al sillón y caer dormido hasta la mañana siguiente…bueno no, no exactamente; ese hubiera sido mi deseo, pero desafortunadamente no se puede tener todo ¿Por qué? Bueno, la respuesta es simple, habíamos armado un alboroto en la cocina desde buena mañana y no podíamos nada mas dejarlo así.

¡Pero es que no hay opción! ¿Alguien sabe explicarme de donde viene la dichosa idea de ir a las playas y albercas en los días santos (que terminan siendo todo menos eso) de las vacaciones? Pero bueno, ahí vamos, a proteger el ritual; después de todo, el ser humano es un animal de hábitos ¿No?

Y aquí Haruhi nos muestra…la alberca a reventar por supuesto.

La playa…qué decir, la vista del mar y el horizonte es estupenda, pero mi primer impresión fue de una profunda tristeza (y no, no es que estuviera melancólico). Ya lo imaginaba, pero caray, no deja de sorprenderme el nivel de ignorancia de la gente. Para los que aún no imaginan el motivo de mi decepción, se los diré en tres palabras: BASURA POR DOQUIER.

Neta que coraje ¿Tanto les cuesta cargar su bolsita? (ya si están muuuy bárbaros, de plano un costal), ¿recoger lo que producen y tirarlo donde deben después?, ¿Qué es eso de llegar y en lugar de ver conchas de mar en la arena encontrar latas de atún y de cerveza, servilletas, botellas de licor y quién sabe cuanta porquería? ¡Y no quiera la suerte que conozcas al pez condón o al pez pañal!

Pilas y pilas de basura. Nos instalamos en la playa mientras un grupo de chavos se preparaba a comer el atún que habían traído consigo. Uno de ellos abre la lata y sin ningún empacho arroja la tapa a sus espaldas, mientras que ésta última va a dar en la arena. Sí señor, pobre de aquel que no se fije y la pise, porque se va a rebanar medio pie con eso.

Pero a nadie parece importarle. Nos vemos entre nosotros y parece que somos los únicos bichos raros aquí a los que les molesta. No, no somos persignados ni nada por el estilo; es simple y pura lógica: Playa Linda no es Acapulco, ni La Escollera es Cancún, pero al fin y al cabo son nuestras playas, las que tenemos y debemos de cuidar. Tarea difícil (léase: casi imposible) el reeducar a tanta gente. Afrontémoslo, la masa es inconsciente, por muy bien que conozcan lo que “CONTAMINACIÓN” significa.

Pero no nos importa, queremos que el vecino, el tipo de al lado o “el ambientalista que sale en la tele” haga el trabajo por nosotros. ERROR, ésta creencia generalizada es la que nos está llevando al carajo. Si generas basura, ES TÚ BASURA, no la de otros, ¿Por qué no te haces responsable por ella?, si otros ensucian y no hacen nada, ¿Por qué TÚ no haces algo? OK OK, no es tú basura, pero podría ser tú calle, tú ciudad, tú país, tú planeta.  ¿Captan lo que intento decir o no me he explicado bien? Nooooo, no se me azoten que no les estoy pidiendo que vayan a limpiar su parque municipal o que se pongan el escudo de “salvadores del ambiente”. Nada de fanatismo ¿OK?

Y no, no me he desviado de mi tema. Son vacaciones, ¿OK? Hay que pasársela bien, (cada quien tendrá su propio concepto de cómo hacer eso), cada quien sus gustos ¿No?, pero si al final tenemos que hacernos cargo de algo, al menos empecemos por nuestro propio caso.

Bueno, en parte también la culpa de lo que vi en la costa va para quien planificó; por más que busqué un bote de basura en toda la extensión de la playa, no se veía ninguno. El único que encontré (semi-vacío) estaba cerca de donde nos estacionamos, y me late que tenía más que ver con la cercanía de un antro al lugar.

Así la historia, a pesar de todo la pasamos bien. No faltó el incauto que se sintió Aquaman y ya se estaba empezando a ahogar, pero nuestros “guardianes de la bahía” region IV lo sacaron del mar. Las olas y el agua de sal que te dejan el cabello como una pasta, pero que mas da un pequeño precio por disfrutar –en lo posible- de la naturaleza cuando hay oportunidad. ¿Qué tal sus vacaciones? Bueno, ya habrá oportunidad de comentar después.

Hasta aquí las cosas…nos vemos al tipeo.

SPideY~87.

Anuncios